Nuestro equipo - Entrevista D. Andrés Roig Pol.

Hoy volvemos a la oficina para presentaros al fundador de nuestra empresa, Don Andrés Roig Pol. En 1977 Andrés Roig adquirió Eléctrica Española. A...

Hoy volvemos a la oficina para presentaros al fundador de nuestra empresa, Don Andrés Roig Pol.

En 1977 Andrés Roig adquirió Eléctrica Española. Acababa de fallecer su propietario y él, que ya trabajaba en la empresa y conocía su funcionamiento, vio la oportunidad de emprender un negocio propio. Primero fue Electrotecnia Española Roig S.A. y a partir de 2005 se aumentó el objeto social bajo una nueva denominación, Roig Obres, Serveis i Medi Ambient S.A.

Tras un cambio de nombre, actualmente como URBIA INTERMEDIACIÓN, INGENIERÍA Y SERVICIOS S.A. y ya cumplidos más de 40 años de existencia desde que Andrés Roig asumiera el reto, la empresa, que continuó prestando servicios que ya ofrecía desde el año 1950, como el mantenimiento de las instalaciones semafóricas de Palma y distintos pueblos de Mallorca o la gestión de las salas de control de tráfico de la Policía Local de Palma, ha ido incorporando nuevas líneas de negocio hasta conformar una amplia cartera de servicios. “Nuestro objetivo siempre ha sido conseguir la excelencia en el servicio que prestamos y la satisfacción del cliente, una prioridad para nuestra empresa a la que dedicamos gran parte de nuestro esfuerzo” afirma D. Andrés, que hace tiempo que cedió el testigo de la dirección de la empresa a su hijo Toni Jaime Roig, actualmente CEO de URBIA SERVICES, pero aún participa en la toma de decisiones importantes.

D. Andrés se siente orgulloso del camino recorrido a lo largo de estas cuatro décadas. “Siempre hemos estado en constante evolución. Sin ir más lejos, fuimos pioneros en toda Baleares en la instalación de alarmas. Eso fue gracias a un decreto ley del Gobierno que en el año 80 obligaba a todas las joyerías, armerías a ciertos centros de la Administración a disponer de un sistema de seguridad. En este momento éramos 40 personas en plantilla y tuvimos que ampliarla en más de un 50 por ciento. Trabajábamos de día y de noche. Hicimos más de 600 instalaciones en todas las islas”.

Otra línea que incorporamos fue la de “telefonía interior en colaboración con Telefónica e instalaciones en hostelería, además de montajes de instalaciones eléctricas que fue lo que hizo que la empresa empezara a crecer”. Hoy en día URBIA SERVICES abarca un amplio abanico de servicios: mantenimiento integral de edificios, de viviendas de lujo, ejecutamos instalaciones de todo tipo en el sector hotelero y residencial, somos expertos en Sistemas de Gestión del tráfico urbano e interurbano, alumbrados públicos y servicios tecnológicos; y servicios urbanos tales como: Jardinería, limpieza viaria, mantenimiento de fuentes…

Si algo ha propiciado en los últimos años que las empresas hayan tenido que enfrentarse a nuevos retos para diferenciarse de los demás y seguir creciendo ha sido la globalización. “Si hay algo que nos distingue es que subcontratamos lo menos posible a diferencia de las multinacionales. Antes nuestro competidor era una empresa local de una magnitud similar a la nuestra, ahora tenemos que competir con empresas multinacionales. Nosotros tenemos una plantilla media propia de operarios que está alrededor de las 160 personas, más el personal de las UTES; esto es un elemento diferenciador, nuestros trabajadores tienen unos procesos de calidad, tenemos un plan de formación…”.

Andrés Roig insiste en que calidad es la piedra angular entorno a la cual gira la empresa, “la calidad ha influido mucho en nuestro proceso porque al tener como competidores a las grandes empresas multinacionales no ha quedado más remedio que optar por ello”****.

La incorporación de su hijo a la empresa, hace más de 20 años, “supuso una gran revolución. Antes de su llegada ya hacíamos mantenimiento, pero sólo de lo que instalábamos nosotros y uno de los servicios que introdujimos fue el de mantenimiento integral”. “Nos hemos dado consejos mutuos. Él ya ha tenido otras oportunidades, estudió Economía, un MBA… estaba muy preparado cuando asumió la dirección de la empresa. Yo nací en plena guerra y no tuve esa oportunidad. Más tarde, cuando yo trabajaba, salía a las ocho de la tarde del trabajo y me iba a estudiar a una academia hasta las 10 de la noche, hice el peritaje mercantil”. Andrés Roig afirma que “mi hijo es más emprendedor que yo. Cuando él se incorporó es cierto que la empresa ya estaba creada y rodando, pero él ha tenido que superar momentos de crisis que a lo mejor yo no hubiera podido. Tuve la gran suerte de tenerle aquí. Lo que hizo fue evolucionar lo que yo había empezado. Es muy valiente a la hora de acometer proyectos nuevos pero las decisiones importantes me las sigue consultando. Vengo a menudo para escuchar, hablamos mucho de la empresa y cuando hay que hacer algo importante siempre lo hablamos y llegamos a un acuerdo”.

Una larga trayectoria apostando por la innovación, la calidad, la ética profesional, el respero por el medio ambiente, la conciliación laboral, dan una idea de lo que tanto Andrés Roig como Toni Jaime Roig representan como empresarios. Destaca, “nosotros cuidamos mucho el aspecto de la conciliación, somos muy respetuosos con los turnos de trabajo, las vacaciones, los empleados que tienen familia. Igual que damos mucha importancia a la formación del personal y la prevención de riesgos laborales e igual que somos una empresa socialmente responsable y sostenible, tenemos una de las mayores flotas de vehículos eléctricos de nuestra Comunidad”.

Además, y como parte de la estrategia de RSC, tenemos un código ético, de conducta y prácticas responsables, código anticorrupción, plan y comité de igualdad, “con el objetivo de luchar para que todo el mundo en la empresa, al igual que proveedores y clientes, cumplan con ello. Estas cosas las consideramos muy necesarias para el correcto funcionamiento de una empresa, tratamos que la imagen del empresario mejore en este sentido. Nuestra intención es trasmitirle a la sociedad que detrás de la empresa hay un trabajo muy serio”.

Andrés disfruta viendo cómo la empresa que creó hace más de cuatro décadas sigue avanzando hacia el futuro, ahora en manos de su hijo, y practicando su hobby, la pesca. Además, confiesa que está peleado con el frío “así que cuando llega el invierno a Mallorca emigro a Tenerife”.